Industria automovilística

La industria automovilística también puede aprovecharse de dos de las propiedades físicas más importantes del grafeno, como son su resistencia mecánica y su ligereza. Gracias a ellas se puede fabricar todo tipo de piezas de un automóvil, desde las partes exteriores hasta la estructura del chasis.

Las resinas compuestas con grafeno pueden aportar adicionalmente un efecto anti rayado (en los faros o en la pintura de la carrocería). Además, podrían evitar la acumulación de carga electrostática gracias a la conductividad eléctrica del grafeno. Con polímeros termoplásticos reforzados, además, también pueden fabricarse piezas del interior de los automóviles.

Otra posible aplicación, aprovechando la elevada conductividad térmica del grafeno, sería la de emplearlo como aditivo en los discos de freno para actuar de lubricante y así reducir el calor producido por la fricción. También se podría utilizar en los neumáticos, que podrían ser más resistentes y calentarse menos por el rozamiento.

Por último, otra aplicación relacionada con la industria automovilística podría ser la de usar grafeno en las baterías, para mejorar la velocidad de carga y aumentar la capacidad de almacenamiento.

 


Productos relacionados

 

Resina epoxi + GO

Resina epoxi con óxido de grafeno en dispersión

Óxido de grafeno reducido

Óxido de grafeno reducido

Suspensión de óxido de grafeno reducido en agua

Suspensión de óxido de grafeno reducido en agua

Paper de óxido de grafeno reducido

Paper de óxido de grafeno reducido

Se han cerrado los comentarios