Grafeno para transformar electricidad en luz

Imagen: Actualidad Gadget


Existen multitud de maneras diferentes de transformar la energía eléctrica en luz, desde las primeras bombillas de filamento hasta los más modernos diodos LED, cada vez más populares. Pero aún hay más posibilidades, como la alternativa que han descubierto recientemente unos Investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts, el MIT, que aprovechas las particulares propiedades del grafeno para convertir la electricidad en luz.

Según los propios investigadores, se trataría de un método más eficiente, rápido y controlable que los anteriores, lo que podría hacerlo apto para multitud de nuevas aplicaciones. Entre ellas destacaría la tecnología de microchips, ya que se permitiría alcanzar una conversión de una señal eléctrica en una señal óptica altamente eficiente.

El mecanismo por el que puede producirse esta transformación se puede comparar con el de un avión que se desplaza a una velocidad superior a la del sonido y produce una explosión de ruido aún mayor. En este caso, lo que debería suceder es que los electrones del grafeno se moviesen a una velocidad comparable a la de la luz pero, ¿cómo puede ser esto posible?

La clave está en dos de las excepcionales propiedades del grafeno. Una de ellas es bien conocida: su elevada conductividad, es decir, que los electrones circulan a través de él a elevada velocidad. La otra es un sorprendente hallazgo de los investigadores en este trabajo, y consiste en que, los fotones, cuando impactan en una lámina de grafeno, pueden reducir su velocidad hasta en un factor de 100.

Fuente: artículo

Fuente: artículo

Esta combinación de propiedades hace que la velocidad reducida de los fotones (llamados plasmones cuando son atrapados por el grafeno) se aproxime a la de los electrones moviéndose por el material, y es la que sugirió a los investigadores la posibilidad de generar el efecto opuesto, esto es, producir luz en lugar de atraparla. Así, si se pudiese adaptar el grafeno para ajustar la velocidad de los fotones y los electrones, se podría conseguir este efecto.

El trabajo, publicado en la revista Nature Communications, se trata en realidad de un desarrollo teórico y todavía habría que diseñar los equipos que permitiesen comprobar este nuevo concepto. Los investigadores consideran un periodo de unos dos años para conseguirlo, algo que, en caso de alcanzarse, podría suponer una importante revolución en la tecnología de chips, ya que el uso de la luz en lugar de electrones en movimiento podría aumentar su velocidad de operación en hasta seis órdenes de magnitud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*